lunes, 26 de enero de 2015

El candidato ideal.

¿Qué necesito para ser el candidato ideal? ¿Las carreras con más salidas profesionales? Administración y Dirección de Empresas, ingenierías y empresariales siguen ganando la partida a otras titulaciones vinculadas con el área de humanidades. Los conocimientos técnicos ofrecen más oportunidades laborales, pero la especialización ahora es imprescindible. Lo más valorado por los directores de RRHH son los conocimientos propios especializados del trabajo a desempeñar. Los conocimientos tecnológicos despuntan para los mandos y técnicos, no tanto para puestos directivos y entre los empleados. Las cualidades mejor consideradas en los equipos de recursos humanos son la capacidad de análisis y la tolerancia a la tensión. A cierta distancia se sitúan el liderazgo y la dirección de equipos.

Para los profesionales de RRHH lo más importante es la orientación a objetivos.

¿Por vocación o por interés? Quizá esta sea la pregunta que ronda en la cabeza de muchos estudiantes cuando se tienen que decidir por una u otra carrera universitaria. La vocación, dicen los expertos, es fundamental si se tiene, ya que los mejores suelen ser lo en aquellos campos que les motivan. Sin embargo, es muy difícil encontrar a algún estudiante de bachillerato que tenga claro a qué va a dedicar su vida laboral, y son muchos –sino la mayoría–los que supeditan su decisión a las posibilidades profesionales que ofrezcan estos grados.

Administración y Dirección de Empresas (ADE) repite como la carrera más demandada y abarca el 4,5% de las ofertas de empleo entre titulados, según el V Informe Adecco Professionals sobre Carreras con más salidas profesionales. Tras ésta se encuentran las ingenierías de técnico industrial, la de industrial y la de informática. En el lado opuesto de la tabla se sitúa la mayor parte de los grados de humanidades.

Por ejemplo, Derecho, aunque siempre ha sido una titulación con mucha demanda en el mercado laboral, ahora tiene menos oportunidades. Arquitectura es otro de los grados que han perdido valor y telecomunicaciones que tuvo un boom brutal hace unos años, hoy día no está tan demandada. No en vano, el 90% de los empresarios recomienda a los jóvenes carreras técnicas: ingenierías, informática y matemáticas.

La tecnología va a seguir creciendo a un ritmo exponencial. Además, es más reciclable un profesional con conocimientos técnicos que en cualquier otra área. También en el ámbito sanitario ahora se encuentran menos salidas profesionales en el panorama nacional, no así en el internacional, donde todavía se reclaman médicos, enfermeros y fisioterapeutas españoles, sobre todo en Europa.

En lo que todos los expertos coinciden es en que ahora las empresas buscan la especialización; con un mercado laboral cada vez más competitivo y con una mayor exigencia de requisitos de entrada, la cartera de opciones se ha incrementado con una mayor oferta de programas de especialización en finanzas, márketing, management internacional y emprendeduría e innovación. Los estudiantes tienen que asimilar que las reglas del juego han cambiado y tienen que apostar por la diferenciación, los perfiles ahora ya no son tan globales, sino más especializados y más técnicos.

Elegir la carrera con más opciones laborales es sólo el comienzo. La Universidad, dicen los expertos, todavía está alejada del mundo empresarial y es necesario que los estudiantes sean conscientes de lo necesarias que son las prácticas para habituarse a la vida corporativa. De esa manera, además, estarán al día de lo que ahora demandan las compañías de los perfiles más junior.

El inglés se ha convertido en un requisito básico, además, se valora que el candidato haya tenido alguna experiencia en el extranjero, que aporte algún curso de posgrado o máster que lo especialice y otros aspectos competenciales tales como implicación, compromiso y polivalente. La orientación de resultados y la capacidad para trabajar en equipo como dos rasgos que ahora buscan los seleccionadores y recuerda que las empresas demandan perfiles pro activos, con gran adaptabilidad al cambio y orientación al cliente.

El problema es que los jóvenes todavía no están preparados para los procesos de selección. Muchos de ellos no saben redactar bien el currículo ni enfrentarse a la entrevista de trabajo. Por eso son tan importantes las becas, ya que son el primer contacto con la realidad empresarial, es continuar los estudios sobre el terreno. Y para conseguir un primer empleo, hay que dedicar ciertas horas al día a buscar trabajo, estar visible en redes sociales, y mantenerse atento a todas las ofertas que se publiquen.

Además, hay que presentar currículos bien estructurados y dirigidos al puesto, pero sin excederse en detalles,  porque no tiene que ser una herramienta para que te descarten sobre el papel, sino un instrumento que te dé la oportunidad de pasar a la siguiente fase, a la entrevista de trabajo.

Fuentes: Expansión.