lunes, 6 de abril de 2015

Buscando trabajo.

Principales canales para buscar trabajo. Seguro que alguna vez has escuchado la expresión no meter todos los huevos en la misma cesta. Si apostamos sólo a una carta, nuestras opciones de ganar serán muy reducidas. Si por el contrario optamos por diversificar, nuestras posibilidades de tener éxito serán mayores. En la búsqueda de empleo resulta esencial diversificar.


Puede que al principio nos sintamos un poco abrumados, en medio de un mercado en el que escasean las ofertas, pero en el que sin embargo hay que acudir a muchas fuentes para encontrar la ansiada oportunidad.

Internet se ha convertido en el canal estrella. Si no lo utilizamos, estamos fuera. Hoy en día existen multitud de portales de empleo y páginas webs especializadas, donde puedes registrarte y gestionar tu búsqueda de trabajo. La ventaja es que podrás hacerlo de una manera ordenada, ya que la mayoría de estos portales te envían automáticamente las ofertas que encajan con tu perfil y puedes consultar el estado de tu candidatura. Los más conocidos son Infojobs, Infoempleo, Monster, Laboris, Job & Talent y Trabajos.com.

Redes sociales, también están dentro de Internet, pero ya han adquirido identidad propia. Linkedin y Twitter son las plataformas por excelencia. Ambas te permitirán contactar con muchas personas que pueden ayudarte y construir toda una comunidad en torno a la búsqueda de empleo.

Networking. Aunque Internet mueve el mundo, la parte humana es fundamental. Cuanta más gente sepa que buscamos empleo, más posibilidades tenemos de que alguien se acuerde de nosotros en el momento preciso: familiares, amigos, vecinos, conocidos, ex-compañeros de trabajo, incluso nuestro peluquero… ¡nunca se sabe dónde está la oportunidad! Las redes de contactos personales merecen un capítulo aparte.

Autocandidatura en empresas diana, si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña. Extrapolado a la búsqueda de empleo, hemos de identificar en qué empresas nos gustaría trabajar y acudir a ellas de manera proactiva y directa. Podemos entregar el currículum en mano (aunque la mayoría de los casos acabará en manos del vigilante de seguridad), u otra opción (la que yo te recomiendo) es acudir a la web corporativa de la empresa. Muchas tienen secciones de Trabaja con nosotros o bien te facilitan un teléfono de contacto o e-mail a quien puedes dirigirte. Cuando realizamos autocandidaturas nos adelantamos a las necesidades de la empresa y mostramos un interés personal en la misma, lo cual es muy positivo. No obstante, también recibiremos muchos “NO” por respuesta, lo cual es muy lógico y no debe desanimarnos.

Organismos oficiales. El SEPE es el principal mediador de empleo público, actuando muchas veces como portal de empleo. Sin embargo, muchas Comunidades Autónomas cuentan con su propio organismo intermediario. Infórmate y no dudes en inscribirte, pues en ocasiones, se valora la antigüedad de demanda en el SEPE para optar a ciertos puestos.

Ferias de empleo, desayunos, eventos. Habitualmente se celebran encuentros que ponen en contacto a las empresas con los demandantes de empleo. ¡No los desaproveches! En ellos podrás presentarte ante muchos empleadores y también conocer nuevas empresas, ofertas y opciones laborales que desconocías. También existen otro tipo de encuentros que, aunque no aborden específicamente el empleo, pueden ayudarte a conocer gente y ampliar tu red de contactos. Te recomiendo que te marques como objetivo acudir a todos los eventos que puedas, al menos a uno cada 2 semanas.

Agencias de colocación o fundaciones. Existen empresas y entidades especializadas en la búsqueda de empleo que ofrecen gratuitamente orientación y asesoramiento, además de ayudarte a detectar ofertas adecuadas a tu perfil. Adecco y su Fundación cuentan con una amplia trayectoria en atención e integración laboral de demandantes de empleo, no dudes en inscribirte a sus portales de empleo y acceder a todas las ofertas disponibles (www.adecco.es - www.fundacionadecco.es).

Estos son los 7 canales básicos que debes utilizar, pero existen otros como los anuncios en prensa, que no debemos descuidar aunque están cayendo en desuso (¡nunca se sabe dónde está la oportunidad!). También hay que mirar las ofertas de las Cámaras de Comercio (quiero empleo), los colegios profesionales, las organizaciones sindicales, tablones de anuncios, ayuntamientos, asociaciones de empresarios, empresas de selección y otras empresas de trabajo temporal.

Me recuerdo a mí mismo que tengo que ser constante en el empleo de estos canales. No sirve con apuntarnos un día a una oferta en un portal de empleo y no volver a hacerlo hasta la semana siguiente. La constancia será la clave del éxito. Si conoces más canales, los puedes comentar a continuación, os lo agradeceré, saludos y suerte en tu búsqueda de empleo.