lunes, 13 de abril de 2015

Programas de facturación.

El auge de los programas de facturación online. Estas aplicaciones ayudan en el tedioso momento de los números. La cuidada estética y la facilidad de uso son sus grandes bazas. Facturas, cobros, elaboración de presupuestos o presentación de modelos frente a Hacienda. Estas son solo algunas de las gestiones que debe realizar un nuevo autónomo o pequeña empresa cuando inicia una determinada actividad.

Gestiones frente a las que puede sentirse desbordado, si no se cuenta con experiencia previa en estas facetas. Los negocios unipersonales, así como los pequeños comercios y pequeñas empresas, no suelen contar con un departamento financiero que se encargue de realizar todas estas cuestiones. En muchos casos, el emprendedor o autónomo tiene que dedicar parte de su tiempo a ejecutar estas tareas.

Tiempo que bien podría estar invirtiendo en la búsqueda de nuevos clientes, en la ejecución de un nuevo proyecto o en la mejora de otros procesos de trabajo que convertirían a su organización empresarial en un ente más eficiente.

Una necesidad que ha sido perfectamente detectada por un grupo de startups españolas, que se han lanzado a la caza de esa oportunidad de negocio con una serie de programas de gestión y facturación con versiones gratuitas y de pago. Con estos desarrollos, pretenden hacerse un hueco en el mercado, facilitando estas labores al emprendedor.

Estos programas y aplicaciones están cosechando un importante éxito y llamando la atención de un gran número de clientes que, efectivamente, están encontrando una tabla de salvación en los servicios que prestan estas startups. Pero ¿qué ofrecen exactamente? ¿Por qué están teniendo tanto éxito?

La primera ventaja es el precio. La mayoría de las aplicaciones que vamos a presentar a continuación tienen, o bien un modelo freemium, o bien unas cuotas mensuales de inscripción bajas, lo que permite que un autónomo o emprendedor pueda permitirse el pago de dicha cuota. Más aún si, a cambio, se libra de la tediosa gestión de todo lo relacionado con la facturación de su empresa.

La segunda gran ventaja está relacionada con el interfaz. Estamos hablando de aplicaciones que, en su mayoría, tienen una cuidada estética y, por tanto, facilitan la obtención y gestión de sus facturas de forma sencilla. En este sentido, hay aplicaciones que han conseguido con más acierto que otras un alto grado de usabilidad. En cualquier caso, sí se puede definir a las startups de facturación online como empresas que se han encargado de cuidar la usabilidad dentro de sus sistemas.

De hecho, la gran mayoría de ellas van más allá y no solo se centran en la gestión pura y dura de la facturación, sino que informan al cliente sobre en qué partidas están acumulando más gastos o qué clientes son los que más están facturando en un periodo determinado, por poner algún ejemplo.

El otro punto fuerte del sector, y que ha conseguido captar tanto a grandes como pequeños clientes, es la escalabilidad interna del producto. Es decir, estas aplicaciones, por lo general, son igualmente útiles tanto si facturas a un número reducido de clientes como si lo haces a un nivel mucho mayor. De hecho, algunas aplicaciones cuentan con líneas de negocio especialmente dirigidas a gestorías.

En efecto, muchas asesorías en España están empezando a controlar la facturación de sus clientes a través de estas aplicaciones online, lo que confirma su potencial para realizar este tipo de gestiones de forma eficaz.

Recomendamos al emprendedor consultar las páginas web de cada una de ellas, para comprobar qué plan es el que más se ajusta a sus necesidades reales. Algunas de las más destacadas en España son:

Cobuc: de 8 a 50 euros al mes, en función del plan que se seleccione. Dependiendo del coste mensual, podrás acceder a funciones como el envío de remesas para el cobro de tus clientes, lo que certifica el uso de este tipo de programas como auténticas soluciones completas para la gestión total de la facturación.

Anfix: cuenta con una versión gratuita y su plan más alto es de 9,95 euros al mes. Una buena opción si eres autónomo y tienes un pequeño número de clientes consolidado. Gestiones básicas como asientos, libros contables y estados financieros están incluidas en esa versión gratuita.

Billage: entre 9 y 39 euros al mes, dependiendo del plan al que se acoja el autónomo o emprendedor. Incluye un sistema CRM que permite mejorar la gestión de la empresa basándonos en tendencias de consumo de nuestros propios clientes, así como enviarles notificaciones, ofertas u otro tipo de comunicaciones. Con este complemento se da un paso más allá, y no solo se trata de una gestión online de la facturación, sino de un programa para la gestión íntegra de clientes.

Quipu: precios entre 9,95 al mes y 19,95. Incluye una línea especial para gestorías que permite acceder a la contabilidad de varios clientes y realizar de forma automática modelos trimestrales y anuales para presentar a Hacienda.

Cuentica: ofrece una versión de uso gratuito y otro tipo de planes que amplían las opciones de tratamiento de la información, así como las posibilidades de gestión. Los planes de pago oscilan entre los 9,95 euros al mes y los 75 euros. Este último, especialmente completo y recomendable a partir de ciertos volúmenes de facturación.

Facturagem: práctico y muy sencillo. La principal variación de este modelo es la posibilidad de adquirir un plan anual por 99 euros o, incluso, un plan por diez años al precio de 799 euros.

Factura Directa: su versión gratuita es una de las más completas en cuanto a funcionalidades, estando limitada por el número de clientes que puedes tener. En concreto, un máximo de 10. La versión de 39,99 euros al mes, la de mayor precio dentro de este programa, posibilita llevar el control de hasta 10.000 clientes.

Kubbos: de 9 a 39 euros al mes, según las funcionalidades necesarias. El primer plan, de 9 euros, es suficiente para un autónomo. El plan más elevado en precio permite, incluso, la gestión de almacén en cuanto a stocks, ventas, etcétera.

Mygestion: de 0 a 9,99 euros al mes, en función de las opciones de gestión y facturación. El plan de 9,99 incluye la gestión de cobros y pagos, control de almacén y TPV mostrador.

Quaderno: su plan más económico es de 19,99 euros, pero permite pagos online y un número ilimitado de clientes y usuarios. Los dos planes superiores incluyen servicio de asesoría fiscal (49 euros) y servicio de asesoría completo por 99 euros.

Contamoney: su módulo de facturación tiene un coste de 9,99 euros mensuales y posibilita gestionar clientes y proveedores, así como impuestos. Se puede sincronizar con entidades bancarias, para llevar un control completo de toda la facturación de la actividad.

España ha tenido en el último año un repunte importante de autónomos que, en algunos casos, se han dado de alta como trabajadores por cuenta propia en busca de una oportunidad de autoempleo. La falta de opciones en sus respectivos mercados laborales les ha animado a apostar por ejercer su actividad bajo esta modalidad y trabajar por su cuenta.

Esta generación está muy marcada por el concepto Do it yourself, de manera que se ven capacitados para llevar el control de su facturación y clientes por sí mismos. Esta actitud, unida a la necesidad de ahorro, ha provocado el auge de estas aplicaciones, puesto que permiten realizar estas acciones con sencillez, por uno mismo y a un coste bajo.

Por otro lado, encontramos una segunda línea de negocio dentro del sector de las aplicaciones de facturación que se encuentra en pleno crecimiento y que puede suponer la consolidación definitiva para el sector. Las gestorías o asesorías de toda la vida comienzan a apoyarse en este tipo de programas para la gestión contable de sus propios clientes, debido al importante ahorro que ofrecen, especialmente en tiempo.

Además, no requieren de elevados conocimientos de informática. Sus entornos de trabajo son sencillos y su alta usabilidad facilita que, con pocos días de aprendizaje, se puedan llevar a cabo ciertas gestiones con apenas unos clics de ratón. Dinos tu opinión sobre estas aplicaciones, saludos.

Fuentes: Cinco Días.