sábado, 4 de abril de 2015

Preguntas y respuestas.

¿Cómo responder a las preguntas en una entrevista de trabajo? Consejos de gran utilidad, de cara a afrontar la entrevista de trabajo. La entrevista de trabajo es el momento clave en nuestra búsqueda de empleo y a menudo el más difícil. El reclutador nos pondrá cara y, en una breve conversación, deberá valorar si somos la persona adecuada para cubrir la vacante. Esta valoración dependerá de muchos aspectos: qué perfil busca la empresa, cómo es nuestra competencia y la propia subjetividad del entrevistador.

No obstante, hay una parte esencial que depende de nosotros mismos y es esa la que debemos preparar a conciencia.

Antes de la entrevista, infórmate, es la mejor receta para combatir esos nervios que nos producen las entrevistas. Conoce todo lo que puedas de la empresa, navega por su web, familiarízate con su misión, visión y valores. Cuanto más conozcas sobre la organización, mayor capacidad tendrás para responder a las preguntas de la manera deseada.

Prepara respuestas a preguntas clave. Sin renunciar a la naturalidad, intenta estar preparado para lo que puedan preguntarte. Si improvisamos, es muy posible que nos trabemos, caigamos en la divagación y en la redundancia. Ensayar las preguntas nos permitirá responder con seguridad y brevedad, lo cual es muy valorado en las entrevistas. Aunque pueden preguntarte muchas cosas, aquí recojo algunas preguntas tipo que caen casi siempre.

Estudia bien tu currículum. Recuerda que será el guión sobre el que versará la entrevista y que seguramente analizaréis punto por punto. No olvides de llevar una copia impresa a la entrevista, posiblemente te la pidan o simplemente, alguien en la reunión no lo ha impreso y tú lo puedes prestar.

Defínete a ti mismo (recuerda, a nivel profesional y no personal), háblanos de ti: es una pregunta tan frecuente… y tan poco preparada. Se requiere tener preparada una respuesta corta que muestre la experiencia y conocimientos que se tienen para el puesto mediante un discurso que no suene preparado. Soy una persona que me gusta aprender, muy dinámica, activo, que me gusta tomar la iniciativa, me gusta trabajar en equipo, busco nuevos retos y oportunidades, me comprometo en el trabajo, son frases muy positivas que le gustan al entrevistador y nos ayudan a responder a ésta pregunta.

Háblame de tu formación académica. Las mejores respuestas aquí son: escogí estudiar aquello que más me gustaba, sabía que quería trabajar en éste sector, era la mejor elección en ese momento.

¿Qué hobbies tienes? En algunas entrevistas se les pregunta a los candidatos sobre sus aficiones para obtener más información sobre qué tipo de persona es: si le gustan los juegos de equipo o muy competitivos, labores solidarias, labores intelectuales, creativas o manuales, etc. No inventarse aficiones para intentar dar una imagen que no se corresponde a la realidad, ya que puede ser motivo para rechazar una candidatura.

¿Cuáles son tus puntos fuertes y débiles? Sé sincero: no te alabes demasiado ni tampoco tires piedras sobre tu propio tejado. Dinos tres virtudes y tres defectos. Intenta mostrar tres virtudes que se adecuen al puesto de trabajo al que se opta y tres defectos que no perjudiquen mucho la imagen con respecto a la empresa. Lo ideal es crear un informe DAFO con respecto a la propia persona para así llevar mejor preparadas este tipo de preguntas. Virtudes: soy una persona comprometida, tengo una actitud positiva, acepto la crítica y aprendo rápido; defectos positivos: soy muy exigente conmigo mismo, defiendo mi postura si tengo razón, no me gustan los que se escaquean en el trabajo. 

¿Por qué buscas trabajo? Si estás en paro, la respuesta es sencilla, pero si estás trabajando, apuesta siempre por expresiones como mejora laboral, nuevos retos, etc. Nunca hables mal de empleos que hayas tenido anteriormente.

¿Por qué llevas tanto tiempo sin trabajar? Esta pregunta es muy habitual en los últimos años. Lo que el entrevistador busca es encontrar el fallo por el que otras empresas no te han contratado, si simplemente es mala suerte o si se debe a motivos externos al trabajo. Aquí debes hacer hincapié en tu espíritu positivo, tus ganas de continuar desarrollando tu carrera profesional y cómo la empresa para la que te estás entrevistando puede ayudarte a conseguirlo. Si sigues formándote, cuéntaselo; si has hecho varias entrevistas, dilo; demuestra que te importa tu futuro y que estás poniendo todos los remedios para trabajar: he estado buscando trabajo pero no he encontrado ninguna oportunidad interesante, he estado formándome y buscando oportunidades en distintos sectores.

¿Por qué te gustaría trabajar en esta empresa? Como te has documentado, te resultará sencillo responder. Por ejemplo, porque me parece un referente en el sector y me encantaría crecer aquí profesionalmente, sois una empresa en pleno crecimiento, y eso genera nuevas oportunidades, tenéis una reputación excelente, y un buen equipo de profesionales. Es una gran oportunidad profesional para mí. Es importante que puedas transmitir a través de esta pregunta tu interés y motivación en formar parte de la empresa, en poder aportar tu experiencia, formación, un trabajo donde te vas a implicar.

¿Por qué crees que deberíamos elegirte? Es el momento de venderte, analiza tus fortalezas y no tengas reparo en comentarlas. No resultarás prepotente, ya que te lo han preguntado directamente. Porque estoy interesado en realizar el trabajo que se ajusta a esta oferta, y además, puedo aportar más valor a este puesto de trabajo y al equipo para que todos podamos continuar en la empresa. Tengo habilidades, conocimientos, aptitudes y actitudes para afrontar este reto, y sobre todo, ganas de superarme para mirar al futuro. La decisión es vuestra, yo lo que os puedo decir es que soy una persona comprometida con el trabajo, tengo muchas ganas de empezar, y porque la oferta se adapta perfectamente a mi perfil.

¿Por qué dejaste tu último puesto? Agudiza el ingenio para dar una respuesta en que ni se mienta ni se quede mal. No hables mal de tus jefes ni de tus compañeros ni del puesto. Ofrece una respuesta positiva mirando hacia el futuro. Esta es una de esas preguntas a las que debemos prestar mucha atención en la respuesta, obviamente en este caso la mentira no va resultar un buen aliado, de hecho en un mundo tan relacionado a través de las comunicaciones cualquier cosa que digamos puede ser contrastada, por lo tanto aquí conviene ser conciso pero sincero; haber sido despedido no es un impedimento, al menos en los tiempos actuales para pretende dotar un puesto de trabajo, sin embargo conviene tener preparada esta pregunta; no extenderse, reflejar la verdad, y a ser posible extraer alguna nota positiva del paso por esa experiencia laboral. Si te despidieron por reducción de personal, reconócelo y si te despidieron por otras cuestiones, trata de mostrarte lo más positivo que puedas. Si te fuiste de la empresa anterior existen muchos motivos que te pudieron llevar a ello como el salario, las condiciones laborales, los horarios... Intenta ser lo más honesto posible, puedes alegar que lo dejaste porque buscabas nuevas oportunidades profesionales.

¿Cómo resultó la convivencia laboral en su anterior empleo con jefes y compañeros? Aquí tenemos otra de las preguntas típicas, que saldrá en una entrevista de trabajo de una manera u otra, la respuesta esta pregunta también debe ser meditada, pero nunca, en ningún caso, incluso teniendo razón, se debe utilizar lenguaje grueso, malas referencias, las palabras, no resulta en absoluto atractivo el hecho de hablar mal de antiguos compañeros o jefes, y si la experiencia en conjunto es negativa y deseamos reseñarlo debiéramos hacerlo en todo caso desde la óptica de nuestra expectativa previa y el desarrollo posterior, nunca desde el punto de vista de las relaciones personales.

¿Qué experiencia tienes en el campo? Indica aquello que tenga relación con el sector, puesto o empresa en que se solicite el puesto, sólo mencionando ello, y si no se tiene hay que buscar lo que más se acerque.

¿Qué sabes de la empresa? No cometas el error de presentar tu candidatura a una empresa y no conocer nada sobre ella en el momento de la entrevista. Investigar a la empresa, resumir los datos en un papel, comprobar que puedo explicar la actividad de la empresa y las funciones del puesto de trabajo que estoy solicitando.

¿Te gusta el trabajo en equipo? Es necesario no sólo decir que sí, sino intentar tener algunos buenos ejemplos que lo demuestren.

¿Qué puedes aportar a la empresa?
 Es una pregunta algo delicada y hay que prepararla bien, porque algunas empresas tienden a desmontar los argumentos de los candidatos. Intenta mostrar algo que el resto de candidatos no aporten, algo que te diferencie.

¿Cuál es el puesto ideal para ti? No indiques el puesto al que optas ni ningún otro en concreto. Lo ideal es no decir nada específico, sino algo más bien genérico, como un trabajo donde te sientas a gusto, un trabajo que te permita desarrollar tus competencias, etc. Si te preguntan por tu proyección de futuro puedes explicar si te gustaría adquirir responsabilidades, liderar equipos, ganar estabilidad etc.

¿Estás dispuesto/a a trabajar noches, fines de semana u horas extraordinarias?
Hay que ser todo lo sincero que lo permita la ocasión, ya que cualquier entrevistador bueno nota cuando hay mentiras en las entrevistas de trabajo.

¿Cuánto tiempo te quedarías con nosotros? Esta pregunta expresa una de las mayores preocupaciones del entrevistador: ¿Si te contratamos te vas a ir al cabo de unos meses? Ninguna empresa quiere invertir dinero en personas poco compremetidas, y es lógico, ya que ellos se arriesgan a pagarte un sueldo a cambio de tu trabajo, y por tanto, es justo que tengas el mayor compromiso posible con tu empresa y hagas tu trabajo lo mejor posible. Piensa que si cambias de trabajo, deberías tener claro que tu nuevo empleo sería el adecuado para al menos los próximos 2 ó 3 años: si empiezo a trabajar con vosotros, no me planteo estar menos de 3 años, puesto que no tendría sentido; depende de la evolución y el recorrido profesional que tenga, pero considero que debería estar un mínimo de 3 años para poder valorar esto.

¿Qué es lo que estás buscando? Con esta pregunta tu entrevistador pretende conocer tu escala de valores y prioridades a nivel personal y profesional. Quiere saber si sólo te mueve el dinero, o si tienes otras motivaciones. Para mí, estas respuestas son las que mejor resumen lo que un entrevistador espera de un candidato de alto valor y altamente profesional: mejorar profesionalmente en todos los aspectos, aumentar mi valor como profesional.

¿Cuáles han sido tus mayores logros? Muchos candidatos no saben qué responder a esta pregunta, por lo que dudan, y pierden la credibilidad ante en entrevistador. Tu entrevistador quiere saber si has conseguido algo destacable en tu carrera profesional o si eres un candidato más del montón. He logrado aumentar…(ingresos, productividad, rapidez…); he logrado disminuir…(costes, tiempos de espera, incidencias…).

¿Te ves capaz de liderar equipos? Muchas personas prefieren adoptar una postura cómoda en el trabajo: cuanto menos se esfuercen mejor. Las empresas bien gestionadas buscan gente competente capaz de asumir el liderazgo y el rol protagonista. ¿eres capaz de tomar el control en tu trabajo, o prefieres seguir órdenes?Liderar y aceptar órdenes no está reñido, de hecho, para saber liderar, primero hay que saber acatar. Una buena respuesta a esta pregunta: sí, creo que tengo las habilidades necesarias para ello dada mi experiencia y mi actitud ante el trabajo, que me planteo como un reto profesional, y personal. Quiero causar el mayor impacto positivo posible en la gente que me rodea y en mi lugar de trabajo.

¿Estás en otros procesos de selección?, ¿de dónde sacas el tiempo para las entrevistas? Estas preguntas se dirigen a las personas en activo que están buscando empleo. En este caso nunca debes decir que has mentido en tu trabajo o que pierdes tiempo de tus horas laborales para ir a las entrevistas. Te recomendamos que digas que el tiempo que dedicas a las entrevistas es tiempo propio.

¿Tienes alguna pregunta? Es una cuestión muy frecuente al finalizar una entrevista. Es el momento de aprovechar cualquier duda que haya quedado, y en caso contrario se debe haber preparado una pequeña pregunta que muestre interés en el puesto y la empresa: ejemplo de preguntas que podéis hacerle al entrevistador, y 10 preguntas que debes hacer en una entrevista de trabajo. Espero que todo lo anterior nos sirva para superar una entrevista de trabajo y dejar atrás la búsqueda activa de empleo, saludos y mucha suerte en el camino.